La Paz, 17 de junio de 2019 (ENS/COM). -Esta película es de gran ayuda para los estudiantes de la Escuela Nacional de Salud, siendo que es película boliviana ya que la Escuela Nacional de Salud brinda el Área de Realidad Nacional como una materia más, dentro de lo que es la malla curricular.

3fa7230c-701a-408d-bd3c-91a91a04ba68.jpg

Los estudiantes acuden a la cinemateca para ver la película, esto con el objetivo de tener más conocimientos sobre lo ocurrido en el año 1946, donde muestran la muerte del Expresidente Gualberto Villarroel por querer defender y sacar una ley para el beneficio de los campesinos (sobre tierras), de igual manera se observa la guerra del Agua en el departamento de Cochabamba y la guerra del Gas en el departamento de La Paz, es así que los estudiantes conocen la historia ocurrido en nuestro Estado Plurinacional de Bolivia.

INSURGENTES

5a3424f5-02c5-4135-a6ce-b01ced341b24.jpg

Una poderosa escena, el colgamiento de Gualberto Villarroel, da inicio a la cinta. El gobierno de Villarroel había dictaminado el fin del pongueaje y organizó el primer congreso campesino de la historia de Bolivia. Esto, sumado a medidas de carácter nacionalista de Villarroel, impulsó el virulento ataque de la oligarquía minera. Sanjinés narra, mientras se reconstruye el trágico episodio que terminó con la muerte de Villarroel, que fueron los medios de comunicación, manejados por la oligarquía, los que azuzaron al pueblo paceño. No deja de ser una mirada sesgada del levantamiento de julio de 1946. Olvida el director mencionar el contexto: las violentas represiones del gobierno de Villarroel a toda voz contraria y las ejecuciones de varios opositores y militares que se dieron en Chuspipata y Oruro que menguaron la popularidad del presidente e impulsaron el rompimiento de la alianza militar con el MNR. Estos hechos, sumado a la grave crisis económica -arrastrada por la Guerra del Chaco-, generaron un estado de violencia que terminó con el alzamiento de julio.

41e115fd-8d09-46dc-ba69-47b02a519c57.jpg

Se reconstruye los levantamientos indígenas en el altiplano que apoyaron en 1899 a los liberales del general Pando, bajo la promesa de que, una vez ganada la guerra en contra del presidente Alonso y sus fuerzas conservadoras, se restituirían las tierras a los indígenas. Los indígenas, liderados por Zárate Willka, fueron determinantes en la victoria de la clase pudiente paceña contra sus pares chuquisaqueños. Sin embargo, al final, tras la victoria de Pando, esa promesa no se cumpliría y los líderes indígenas terminarían presos o ejecutados. 

Sin embargo, antes, mientras duró la llamada Guerra Federal, los indígenas se habían dado cuenta de su fuerza y, bajo el influjo de Zárate Willka, levantaron la bandera de la constitución de una república liderada por los originarios. Sanjinés señala que ese ideario no buscaba excluir a "los blancos", mostrando una imagen demasiado sublime del levantamiento en el altiplano.

7d99ae36-1805-4f74-a6f2-8ffec3618372.jpg

El ser humano es un cúmulo de claroscuros. Sanjinés opto por mostrar los tomos refulgentes de los protagonistas de la lucha de los pueblos indígenas de tierras altas. Pero la violencia siempre genera violencia. El abuso inferido a los originarios desde la Colonia -y replicada durante la naciente República- provocó reacciones iguales o más virulentas por parte de los representantes de los pueblos originarios. Y si realmente queremos sincerarnos con nuestro pasado, debemos mostrar la gama completa de colores, narrar la historia con todas sus tonalidades y de una forma más desapasionada para así ayudar a comprender lo que somos hoy.